23.11.16

Tiempo al tiempo


La noche había caído y los recuerdos nuevamente se amotinaban tratando de sabotear mis intentos por descansar.

Los celos ... sus malditos y absurdos celos, como aquella tarde de esa reunión obligada con algunos directivos, la mirada discreta del médico que se sentó cerca mío y hacia intentos por pasar inadvertida y esa sonrisa que dibujaron sus labios y fue a caer directamente en mi rostro ...
El miedo se apoderó de mí ... intenté parecer serena pero el terror carcomía mis entrañas ... sabía lo que vendría después.

Lo vi ponerse en pie, encaminarse hacia el médico y estrechar con extrema firmeza su mano al despedirse y desearle buenas noches. Aspiré profundo en reiteradas ocasiones, el aire entraba en mi cuerpo y estallaba en el centro de mi pecho ... cómo dolía.

Me levanté y caminé a su lado, apenas cerró la puerta de la sala de juntas y sentí escozor en el brazo, en el pecho, en todas partes.
A esas alturas y después de tantos años, los golpes ya no importaban, pero las palabras seguían arañando el alma.

Sacudí la cabeza intentando olvidar, no daba resultado, demasiados momentos tristes se estrellaban en mi mente. El dolor de cabeza era constante desde tiempo atrás, la presión desequilibrada le hacía juego, todo daba vueltas cuando llegó él ... otra noche larga.

Él vino como cada noche, enfundado en su mal humor, con su mirada llena de resentimiento y sus palabras violentas, no sé bien cómo explicar lo sucedido, todo es confuso, la presión, el mal estar, los gritos y golpes que esa noche fueron más intensos y de repente, su antebrazo presionando con voracidad en mi cuello y las fuerzas que me abandonaron ... y dije ¡Basta!.

Por vez primera respondí violencia con violencia cuando mi mano se estrelló en su torso, su rostro lo decía todo, sorpresa, incredulidad ... el desconcierto lo hizo trastabillar. Me puse en pie, me mostré serena al desafiar su mirada ... ¡Ni un golpe más!, dije con firmeza, mi voz parecía ajena, me envolvió una intensa calma y en ese momento me di cuenta que todo había terminado.

Salí de allí, con el corazón destrozado y el alma hecha polvo ... no he logrado ver la luz en este túnel que transito, ya llegará si es que tiene que llegar.
Tiempo al tiempo y después ... aún más tiempo.


Esta semana los Jueves de Relatos están a cargo de PEPE, en su blog, 
La propuesta es interesante "Un giro inesperado"
Los invito a visitar su espacio y leer las diferentes e interesantes formas de abordar el tema.

En mi caso, incluí VIOLENCIA DE GÉNERO que lastimosamente se celebra el 25 de Noviembre.

21.11.16

Alas rotas

Hoy las sombras
escurren tristes
por las cuatro paredes
de una habitación avejentada.
Cargan en su espalda
mil tormentas
de sueños marchitos
y sonrisas desdibujadas.

Hoy la noche tiembla
huellas cansadas.

27.9.16

Instantes

Alguna vez
en el  camino por la vida
detengo el tiempo. 
Observo
mis pasadas huellas
las lágrimas avejentadas marcando el infinito
los espacios vacíos haciendo eco en mis entrañas
mientras el silente abraza el pecho.
Siento
el latido imperceptible
del alma ... la mente ... el ser.
Me doy cuenta que
entre el pasado y el presente
hay espacio para un momento
un cálido suspiro
y un recuerdo tuyo.

25.8.16

Reflejo

De pie ... frente al espejo, con la mirada fija en ese ser inerte y ahora desconocido, las sombras escurriendo por las pestañas y ese silencio gutural que invade el corazón adormecido, me doy cuenta que ... 

El reflejo es una ventana abierta hacía el interior enmohecido. 
Es una rendija a la esperanza que, lo único que hace es mantener la herida abierta. 
Es la puerta expuesta hacía un futuro inexistente de un pasado ... ya perdido. 

Es la lágrima que encharca y moja el alma, al mismo tiempo que ... intenta borrar las huellas del pasado. 

El reflejo me recuerda el beso suspendido entre dos bocas a distancia.
El reflejo es el silencio del amor que expira al anhelo eterno.


Jueves de Relatos
Ésta semana, nuestro anfitrión de los Jueves de Relatos en mi querido amigo Demiurgo de Hurlingham, el tema sobre la mesa es, "Argumentos literarios y de otras clases", dieciséis opciones, me inclino por la segunda

Vuelvo de mi auto exilio solo para acompañar su convocatoria y ofrezco mis disculpas por no poder visitar los relatos que no dudo serán maravillosos, no doy pie con bola desde el celular.

8.8.16

En Voz de Jorge Del Nozal

Destacar un presente es la forma que conozco de agradecerlo

Recibí con sorpresa y gran alegría un regalo de voz de Jorge Del Nozal. 
No alcanzo a expresar la emoción que me ha provocado 
y ésta es mi forma de ofrecerle mi gratitud por tan maravilloso obsequio.

Jorge, es un placer que hayas puesto voz a mis letras.
Abrazo tu alma.

"Resplandor"


Su Espacio