17.2.17

Caligrafía eterna

Encadenadas mis muñecas 
al fino hilo de seda de tus versos
sometiendo mi esencia que bordea los contornos de mis miedos.

Beso tu verbo tan majestuoso como perverso
succiono con fuerza hasta lastimar mi anatomía
y rendida a tus letras... me abandono a tu dominio.

Tus manos inician el trabajo de moldear mis formas
y mi alma solloza quebrantada 
en pequeñas sílabas de tu escritura.

Tomas mis lágrimas, y como gotas de perla, 
las esclavizas a tu abecedario
cuando derramando trazos en mi piel, marcas la fuerza de tu entrega.

Tu caligrafía es eterna... yo lamo y me retuerzo en tu poema
hundiendo mis uñas en la piel de tu glosario.

15.2.17

Detrás de la ventana

En forma monótona terminé mi día
     La ducha caliente
          El café frío
               Las sábanas heladas
                    Mis almohadas y cojines abrazando [incordando] mi cuerpo
                              y por último
mis párpados ... ¿ABIERTOS?.
¡Demonios!, y cada noche ...
L
   o

          M
               i
                    s
                         m
                              o

Y para cerrar con broche de oro ... de madrugada, la lluvia incesante ametrallando el cristal de mi ventana, dicen que la lluvia que todo lo empapa, también limpia los malos pensamientos, lo cierto es que, cuando llueve de noche, hasta el silencio se esconde.

La escena perfecta para un sueño cálido, tembloroso y ¿despierto?, o quizás también para un recuerdo tierno o aquella mirada que aún insiste y te voltea de cabeza.

Pero el ánimo no está para eso y cuando llega el cansancio, pies juntillas el sueño se acerca y se escabulle sigiloso en mi cama e intenta con el insomnio mantenerme despierta.
P
     a
          c
               i
                    e
                         n
                              c
                                   i
                                        a

                                               Se avecina otra noche larga.

Ya me agota el insomnio y casi, casi, me fastidian los sueños despiertos, y en ese momento, tomo a ambos de las manos, los llevo al jardín y en plena lluvia, justo en un charquito de cielo que a sus pies se encuentra dispuesto, los pongo juntitos y sonrío en silencio.

Y ahora desde la ventana con cierta nostalgia, sólo los observo.


Jueves de Relatos

Nuestro anfitrión en este jueves es mi buen amigo, Dem, con su blog
La temática es; Imágenes demiurgicas, se trata de escribir un relato basado en alguna de las imágenes que él ha compartido previamente.
Los invito a degustar las distintas formas de abordar el tema.

10.2.17

Gracias

Vamos de encuentros y desencuentros, pies juntillas o grandes zancadas, vamos de día o vamos de madrugada, siempre adelante y cuando se ha dado un paso hacia atrás, sólo ha sido para abrazar un recuerdo, para degustar nuevamente un instante, para tomar un respiro o derramar una lágrima.

Pasos, tropiezos, caídas, heridas, vuelos con alas completas o rotas, reímos, lloramos, bromeamos, nos enfadamos, con el paso de los días, todo se condensa en el Ser.

Gracias por acompañar mi camino durante estos cinco años, mis disculpas por mis ausencias, a veces, cuanto más obscuro, más tarda en clarear.
Mi beso

8.2.17

Viájame

Llegaste nocturna, y en silencio tus labios palpitaron mi nombre, fuiste como ese susurro que escurre despacio, acaricia la piel mientras se apodera del alma.

Mis ojos buscaron tus formas, los dedos tu roce, la boca buscó tu boca y solo encontré el temblor de tu aliento.

Desde abajo, reptaste sutil, como seda que se desliza en el cuerpo, intenté besarte, intenté abrazarte, intenté tocar la languidez de tu espalda, de la nada, una brisa templada entró por la ventana y se llevó tu fragancia.

Me vi sola, vacía, me adentré en la oscuridad de mis pensamientos, un escalofrío me recorrió cuando sentí que tu calor se alejaba y me hundí en la estrechez de mi almohada.


Las horas pasaron, el tiempo también, profunda en mis sueños percibí que tu calor nuevamente se acercaba, tu cuerpo temblaba, tu voz a mi piel se aferraba.

Fuimos noche húmeda
y un amanecer de besos
Fuimos oscuridad sonrojada
con sonrisas perladas.
Fuimos mente, alma
y también fuimos sueños.
Hemos sido tanto
... en la calidez de nuestros pensamientos.

Me lo dijiste bajito, en este amanecer intenso, me lo dijiste despacio, sin mover los labios, me lo dijiste cortando el silencio.

"Viájame ... al interior de tus sueños".

Y se marchó el silencio ...




Jueves de Relatos
La propuesta de este día es extraordinaria, va a cargo de Encarni, con su blog:
El tema, "El protagonista invisible", se trata de escribir un relato para algún participante de los Relatos, ya sea de viajes, encuentros, regalos, paseos, café, playa o lo que la imaginación ofrezca.
El relato está dedicado con cariño a mi dulce María, del blog: Algo más que palabras,

3.2.17

He recogido del cielo su infinito sosiego
lo acuno en mis brazos, cual niño pequeño
él, tiembla extenuado
me mira y a mi pecho se abraza.

Lo esparzo en mi habitación ... en mi lecho.
Quiero esta noche mi sueño perfecto.